Pages Menu
Categories Menu

Editado por el Sep 3, 2017 en Actividad Cultural
Los artículos de terceros son exclusiva responsabilidad de los respectivos autores.

Combate de Paragüil

Combate de Paragüil

Por: Dr. Eduardo Diez Blanchod

(Primera parte)

  Un vecino de la ciudad de Laprida (centro prov. de Buenos Aires)- El Dr. Eduardo Diez Blanchod, hijo del Señor Hugo Diez, fundador del recordado diario LA OPINIÓN editado en Laprida. Nos ha hecho llegar ésta primera parte de un análisis histórico de situación real en nuestra Argentina de hoy.

 

Ante esta “envestida” del pueblo Mapuche, reclamando territorios argentinos, hoy un poco políticamente de “moda” quiero hacer algo de historia refiriéndome en especial a lo incongruente de tales reclamos.
No voy adentrarme en los antecedentes históricos antes de 1820 ya que sería muy largo, pero recordemos que esta etnia NO es argentina ya que fueron oriundos del territorio chileno del Arauco, motivo por el cual se los denomino en primera instancia como “Araucanos” que luego tomaron la denominación de “Pampas”-
Fueron extremadamente guerreros, estos pueblos invasores, que sojuzgaron a tribus nativas como los Tehuelches, Boroganos, etc. y que sus incursiones por nuestro territorio bajo la forma de “malones” asolaban los fortines de frontera y los fuertes como Tandil o Azul con el único fin de arriarse con ganado que luego lo vendían en Chile a los ingleses o los cambiaban por fusiles “Remington” con los cuales seguían las incursiones en nuestro país en ciernes.
Es sabido que las aspiraciones inglesas de nuestro territorio fueron desde siempre un común denominador que se incrementa después de las fracasadas “invasiones inglesas” de 1806 y 1807.
El asunto que el poderío naval ingles asentado en el sur de Chile utilizaban a estos pueblos Araucanos como punta de lanza y con la secreta esperanza de apropiarse de los territorios patagónicos pertenecientes a nuestro País, después de la declaración de la independencia de España en 1816.
Al asumir la presidencia de la república el Dr. Nicolás Avellaneda el 12 de octubre de 1874, debía enfrentar entre otros graves problemas, el que presentaba el indio con sus frecuentes y sangrientos malones por toda la pampa bonaerense, que comprendía desde los Andes hasta el Atlántico y desde el centro de Mendoza, San Luis, sur de Córdoba y Santa Fe hasta la Patagonia, tomando la mayor parte de Buenos Aires al sur del Salado.
Después de las campañas de Martin Rodríguez (fundador de Tandil 1823), de Rauch y de Rosas el indio fue desposeído de la mayor parte de las tierras del sur de la Pcia. de Buenos Aires quedando sin sus mejores tierras de pastoreo e invernada a excepción de Guamini y Carhue donde reponían sus caballadas.
Calfucura aparece en este escenario histórico a mediados de 1834 procedente del sur de Chile, y por circunstancias no bien aclaradas es que es proclamado jefe general y funda una especie de estado hereditario con autoridad sobre los caciques de las demás tribus. Esta “Confederación Pampa” tenía su asiento en las tolderías de Salinas Grandes (al sur de Santa Rosa próximo al límite entre Buenos Aires y La Pampa).
A la caída de Rosas esta confederación al mando de Calfucura ya se la conocía con el nombre de “Pampas” y durante la Guerra con el Paraguay el gobierno- en razón de esta- es que descuida el control de la frontera sur, lo que hacía imposible detener la entrada de los malones con la consecuente peligrosidad para los pueblos de esta región.
Ante esta emergencia, el gobierno encomienda al Cnel. Álvaro Barros para que trate de solucionar tal invasión, pero en febrero de 1867 tras matar al Teniente Lobos y seis soldados que habían salido a descubierta el malón invade el partido de Olavarría.
El Coronel Barros ordena la persecución de los pampas con 150 hombres, alcanzándolos en la zona conocida como Paragüil entre los partidos de Laprida y Lamadrid (en la actualidad) y de esta forma ya entramos un poco en lo que es la participación indirecta – o no tanto- de nuestro territorio lugareño. Imagine usted habitante de Laprida que cuando usted sale al patio de su casa- piense o imagine- que hace más de cien años por ese mismísimo suelo que usted está pisando transitaron las huestes de Calfucura o en su defecto las tropas del Cnel. Levalle hacia lo que fue el combate de Paragüil, uno de los últimos bastiones guerreros de la lucha por la conquista de lo que hoy es el Partido de Laprida.
Fin de la primera parte. (Continuará)

 

*  Producción: Betty Beratz- Periodista Cultural para L.O.EE.