Pages Menu
Categories Menu

Editado por el Ene 30, 2018 en Destacada
Los artículos de terceros son exclusiva responsabilidad de los respectivos autores.

HOMENAJE

HOMENAJE

El abrazo del Irízar al ARA San Juan

FOTO: El rompehielos hizo una formación especial al llegar a la Base Belgrano II, en la campaña antártica Crédito: Armada Argentina

* Fuente: lanacion.com – 30 – 01 – 2018

 

Con sus uniformes de color naranja, a 1300 kilómetros del Polo Sur, la tripulación del rompehielos Irízar, que volvió a la Antártida después de más de diez años, rindió homenaje a los 44 tripulantes del ARA San Juan, que aún permanece desaparecido.

La emotiva formación tuvo lugar cuando el rompehielos llegó a la Base Antártica Belgrano II, la más austral de la Argentina en el continente blanco. La imagen del número 44 junto al emblemático buque fue tomada desde uno de los helicópteros embarcados en el Irízar y dio rápidamente la vuelta al mundo, a través de las redes sociales.

En su regreso a la campaña antártica, tras la prolongada restauración a la que fue sometido tras el devastador incendio que sufrió en abril de 2007, el Irízar arribó a la Base Belgrano II para efectuar el recambio de la dotación, que permanecerá durante un año, y llevar el aprovisionamiento necesario de víveres y combustibles. El Irízar realiza esa tarea con la ayuda de dos helicópteros Sea King que lleva en su cubierta.

Toda una novedad en las campañas antárticas de verano, ya que en los últimos diez años se debió recurrir a esquemas más complicados para realizar la tarea de aprovisionamiento y recambio de personal.

Ante la imposibilidad de contar con el Irízar, en los últimos diez años el gobierno argentino alquiló para las campañas antárticas de verano buques polares extranjeros, como la embarcación rusa Vasiliy Golovnin, que no tenían la capacidad de un rompehielos y estaban impedidos de llegar a la base más austral. Para cumplir con el relevo del personal se contrataba un avión sudafricano Douglas a hélice acondicionado con esquíes para poder aterrizar en el hielo. Para el abastecimiento de víveres y combustibles, estos eran lanzados con paracaídas desde los aviones Hércules.

Por ese motivo, la llegada del rompehielos Irízar significó un acontecimiento especial para la base, lo que dio lugar al homenaje a los 44 tripulantes del ARA San Juan.

En la base se realizaron el recambio de la dotación y el acto de asunción del nuevo jefe de la unidad, el capitán Sergio Jarmel, quien recibió el mando de su antecesor, el capitán Alejandro Hermosa. El nuevo jefe de la unidad permanecerá durante un año con una dotación de 19 personas, entre militares, científicos y meteorólogos. Todos se sumaron al sentido homenaje a los submarinistas.

En lo que va de la campaña antártica de verano, cuyo despliegue está en manos del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, ya se hicieron reaprovisionamientos y relevos en las bases Cámara, Decepción, Primavera, Melchior, Carlini, Esperanza, Marambio, Matienzo y Orcadas. Para aproximarse a las bases se despliegan embarcaciones menores, como vehículos anfibios a rueda, de la Infantería de Marina, las corbetas Uruguay y San Martín y botes MK6, entre otras unidades navales.